Para muchos venir a Madrid es quizá un sueño hecho realidad. Venir a una ciudad tan Cosmopolita es pasar por un cruce de sentimientos y emociones pues lo que ves por televisión o por esa voz a voz que rodea tu circulo social es muy distinto hasta que pisas una ciudad tan hermosa como la capital española.

Pero para mi venir a Madrid es sinónimo de venir a una de las capitales del futbol. Desde muy pequeño soy aficionado de este hermoso deporte que, a pesar de muchas circunstancias, logra cautivar y sacar tanto tus mejores como tus peores emociones. Es por eso que mi sueño siempre fue pisar las gradas del Santiago Bernabéu, todavía lo pienso y no lo creo. Vienen a mi memoria esa cantidad de partidos, la cantidad de futbolistas históricos que han vestido la camiseta del Madrid o simplemente han pasado por este templo, esas noches mágicas de Liga, de Champions donde sin duda alguna hubiera dado la vida por presenciar partidos tan magníficos y tan importantes para los ‘merengues’. Desde que llegué y empecé a subir las escaleras no podía dejar de pensar en toda esa euforia que tan solo una mínima parte se alcanza a sentir a través de la televisión. El cantico de la gente alentando sin parar, algo que en Suramérica sea un poco mas notorio, pero aquí hay gente que no se deja amarrar y saca toda esa pasión que solo un equipo de futbol puede lograr y más si es el Real Madrid.

Sentarse en una silla y ver el césped para mi fue sin duda alguna una de las mejores experiencias de mi vida. Sentir como aficionado y como periodista pudiste presenciar con tus ojos la cancha que ha sido por mucho tiempo, protagonista de tus crónicas, reportajes y noticias del día a día en tu trabajo, es un sueño hecho realidad. La piel se te eriza y solo deseas que en algún momento la vida por tu constancia de trabajo, por todos los sacrificios que has hecho para estar aquí, te permitan en algún momento comentar, narrar o entrevistar alguno de tus ídolos.

El museo termina de redondear una tarde mágica pues tiene el ambiente perfecto para que toda la atmosfera Real Madrid te absorba y termines de ilustrarte, pues hay muchas cosas que uno no sabe. Toda la historia, toda esa magia que hay detrás de cada vitrina, de cada camiseta y trofeo te siguen alimentando esa chispa. Siguen llenándote de conocimiento y de como un equipo ha logrado marcar historia. Es fantástico poder observar con tus ojos que, por ese estadio, por esos pasillos han dejado su legado jugadores como Juanito, Alfredo Di Stefano, que por cierto en mi país Colombia es un icono, James Rodríguez, Ronaldo, Casillas, Cristiano Ronaldo, entre muchos otros.

 

Sin duda alguna, solo deseo que toda esta ‘pesadilla’ pase rápidamente para poder presenciar con mis ojos un partido, un estadio lleno de gente gritando, cantando y sacando a flote toda esa euforia, que solo un equipo como el Real Madrid puede brindarte. Espero con ansias ese día para poder decir con orgullo, cumplí uno de mis objetivos personal y profesional.