Con un autogol del portero Bounou, los ‘merengues’ derrotaron al Sevilla 0-1 en el Sánchez Pizjuan, en la Liga. Ahora deberán jugarse la vida para clasificar el próximo martes a la siguiente fase de Champions League.

Sevilla, 0: Bounou (5); Navas (6), Koundé(6), Diego Carlos (6), Vidal (5); Jordán (6) Fernando (6), Rakitic (6) Ocampos (6), De Jong (6), Munir (6).

Real Madrid, 1: Courtois (7); Vázquez (7), Varane (7), Nacho (7), Mendy (7); Casemiro (7), Kroos (6); Modric (7) Rodrygo (7), Benzema (7), Vinicius (7).

Goles: 0-1 (min 56) autogol del portero Bounou

Real Madrid sin ser el equipo más vistoso, sin mostrar su mejor versión y sabiendo que necesitaban un revulsivo, supieron controlar el partido, supieron sufrir y aprovecharon los errores del rival. Errores que ante este tipo de equipos no se pueden dar.

Arrancaba con un ritmo trepidante, uno de esos que se esperan entre dos clubes con historia, mucho más cargado del lado del Madrid, que parecía local.

Y más sabiendo que afrontaban un encuentro crucial.  Los ‘merengues’ salieron en busca de un triunfo que pudiera mermar y calmar esa tensión que rondaba luego de los últimos resultados y las pobres actuaciones que mostraba el equipo. Su juego y un fútbol que no termina de convencer a los aficionados y que mejor oportunidad que vencer al Sevilla en su cancha. Los dirigidos por Zidane salieron al terreno de juego con el ímpetu arriba, tratando de presionar desde arriba y no dejando que los locales se desplegaran y pudieran desarrollar su juego. Tanto así que, a los pocos minutos de empezar, y tras una confusión del arquero. Benzema y Vinicius pudieron abrir el marcador, pero el balón no quiso entrar. El Real Madrid planteó un esquema donde quiso aprovechar la velocidad de sus extremos con la constante salida y apoyo de sus laterales, cosa que en el primer tiempo funcionó pues jugaron mejor, tuvieron las opciones más claras, pero no llegó el gol.

Solo la lesión muscular de Munir El Haddadi, enésima víctima de un apretadísimo calendario y que dejó su sitio a Óliver Torres tras el descanso, y una gran estirada de Bono a remate de Benzema desde la frontal, sobresalieron en el plano guion de los últimos minutos de la primera mitad.

Ya para la segunda mitad, los dos equipos se mostraron más. De Jong tendría la más clara de Sevilla en un intento de chilena controlado por el arquero belga y a los 56 aparecería el error de Bono y el 0-1: por la banda metía Mendy un centro venenoso, aparecía Vinicuis en el cuadro y el arquero, al intentar bloquearlo, terminó metiendo el balón en su propia puerta.

El tiempo y los cambios de Sevilla inclinarían la cancha del lado de Courtois, quien tenía primero un susto en el tiro libre de Gudelj a los 75 y otro más a los 80 con una gran jugada de Suso, que también salió afuera. A los 85 otra vez querían de chilena los locales con Ocampos, bien cortado por el portero madridista.

El Real Madrid tomó oxígeno y supo controlar el anhelado triunfo. Manejando los tiempos, con dominio de balón y con su bloque ya más cerrado aprovechado los espacios de contragolpe que dejaba el equipo local pero no pudieron cerrar el partido con otra anotación.

Ahora los ‘merengues’ deben cerrar este capitulo de la Liga y poner toda su atención en la final anticipada que tendrán el martes, frente al Borussia Monchengladbach, para no quedar eliminados de la siguiente fase de la Champions League. Suceso que sería histórico en el club blanco y que podría acabar con la salida de Zinedine Zidane.